MEDITACION

Meditar genera que:

  • Los niveles de ansiedad y depresión bajen
  • Se activan algunas zonas del cerebro, en concreto las asociadas a los sentimientos de empatía, compasión y amor altruista.
  • Se reduce el volumen de la amígdala,la región del cerebro involucrada en el proceso del miedo.
  • Tiene efectos positivos sobre la molécula telomerasa, la encargada de alargar los segmentos de ADN en los extremos de los cromosomas; es la enzima que facilita la inmortalidad de las células en la mayoría de los procesos cancerígenos.

«Practiquen la meditación. Es algo fundamental. Una vez que se la disfruta, ya no se la puede abandonar, y los beneficios son inmediatos.» -Dalai Lama-

Otros beneficios de la meditación

Pero meditar no solo tiene esos beneficios, sino que su abanico es muy amplio y su práctica puede ayudarnos en numerosas ocasiones. A continuación, te indicamos algunos otros beneficios que nos aporta:

  • Ayuda a descansar y relajar nuestra mente.
  • Reduce la presión sanguínea.
  • Mejora la memoria.
  • Mejora la estabilidad emocional.
  • Ayuda a tomar mayor consciencia personal.
  • Facilita y mejora la calidad del sueño.
  • Mejora la salud en general.
  • Relaja la tensión muscular.
  • Mejora la concentración.
  • Contribuye a mejorar el estado anímico.

Increíble, ¿no? En este punto, deberíamos cuestionarnos si la meditación tendría que ser un hábito más en nuestra rutina diaria si queremos mayor calidad de vida. Quizás deberíamos pensar en iniciarnos en la práctica de la meditación de manera más seria, igual que hacemos con la incorporación de una dieta saludable o el ejercicio en nuestra vida.

Por otro lado, haciendo referencia a los beneficios de la meditación anteriormente citados, lo cierto es que todos sentimos cada vez más la necesidad de sentirnos un poco más altruistas y empáticosen una sociedad competitiva que muchas veces nos devora, además de más relajados y menos tensos…

¿Cómo podemos empezar con la meditación si nunca lo hemos hecho?

Mujer haciendo meditación junto al mar

Meditar es algo que parece muy sencillo, pero en realidaddonde tenemos que hacer más hincapié es en la constancia de su práctica para que poco a poco vayamos consiguiendo lo que realmente queremos. Por ello, te ofrecemos unas pequeñas pautas para ayudarte:

  • Leer un libro sobre meditación escrito por un buen experto, puede ser un primer paso importante. Te recomendamos La Meditación Budista, de Ramiro Calle, maestro y escritor de yoga y pionero en introducir esta disciplina en España.
  • Acudir a un curso de meditación. Hay numerosos cursos gratuitos que incluyen comida y alojamiento o incluso otros que pueden ser un día a la semana. El mejor para ti es aquel que se adapte a tu ritmo y necesidades.
  • Pedir ayuda a un amigo o conocido que sepa meditar. Que nos aconseje alguien que lleva inmerso en esta práctica algún tiempo o que tenga experiencia es una buena opción para comenzar a adentrarnos en el maravilloso mundo de la meditación.
  • Aprender a meditar por nosotros mismos. Otra opción es iniciarnos por nuestra cuenta con pequeñas prácticas sencillas. Para ello, tenemos que elegir un lugar tranquilo en el que nadie nos vaya a interrumpir, sentarnos de manera cómoda con la columna recta y comenzar a hacer respiraciones profundas.

Si eres una persona curiosa,aprende y elige cuál es el tipo de meditación que puede ir más acorde con tu personalidad: la meditación Zen, la meditación Vipassana o cualquiera de las otras modalidades existentes. Te animamos a que explores los distintos tipos de meditación y elijas aquella que vaya más contigo.

Meditar nos ayuda a avanzar

Hombre haciendo meditación

Se constante, prueba e intenta cada día un poco de meditación. Puedes empezar por 15 o 20 minutos. Te darás cuenta que poco a poco lo irás incorporando a tus hábitos de vida y notarás sus resultados. Además, meditar te ayudará a desarrollar el aprendizaje de la paciencia y la concentración para tu rutina y saborearás la quietud como parte de tu ser.

«Ten paciencia. Espera hasta que el barro se asiente y el agua este clara. Permanece inmóvil hasta que la acción correcta surja por si misma.» -Lao Tzu-

Con la meditación podemos sentirnos más relajados, nos aceptaremos mejor a nosotros mismos y no caeremos tan fácilmente en pensamientos negativos o repetitivos. Meditar nos ayuda a crecer interiormente y eso no es algo que debamos perder.

El asunto es que poder controlar nuestra mente requiere de mucho entrenamiento, meditación y diferentes ejercicios que no a todos les funciona, simplemente porque no somos iguales,  además está el hecho de que no contamos con tiempo requerido para poder realizar dichos ejercicios.

Nuestro subconsciente

Nuestra mente esta la mayoría del tiempo siendo controlada por nuestro subconsciente y todo lo que en alberga, y es más difícil saber o entender que ocurre en este nivel de nuestra psique.

Sin embargo no resulta imposible, ya que para poder entenderlo se debe estar consciente de la existencia del mismo y poder tener la capacidad de conocernos a nosotros mismos, escucharnos, y saber lo que lo conforma tanto pensamientos como sentimientos, es decir, querer realmente enfrentarnos a nosotros mismos para conocernos mejor.

Esto se logra con la meditación, que para muchos es estar en silencio en contacto con todas nuestras partes, es detenerse por momentos y concentrarse en algo con muchas fuerzas, en este caso sería para poder controlar lo que pasa por nuestra mente la mayor parte del tiempo y así conocernos mejor.

No es algo que a algunos les resulte satisfactorio, puesto que no es sencillo enfrentarse a nuestro mundo interior, no saben cómo meditar, no les gusta, o simplemente no están listos para realizar dicha tarea.

Muchos de estos escenarios son válidos puesto que posiblemente la meditación no sea para todos, pero si debemos tener en cuenta que todos en algún punto de nuestra vida la hemos realizado, como por ejemplo cuando tomamos una decisión importante, aquí se puede decir que meditamos, o cuando rezamos también lo hacemos de una u otra forma.

¿Podremos concentrarnos con las interrupciones de nuestro subconsciente?

Tener nuestra mente despejada durante el día es ideal para poder concentrarnos mejor y poder recordar todo lo que queremos, ya hablamos de la mente y como la mayoría del tiempo nos resulta difícil controlarla. Pero realizar esto no es una tarea del todo imposible, lograr esa quietud de la mente y estar en el aquí y ahora es posible si nos lo proponemos.

Como muchos dicen: querer es poder, y no hay nada más cierto que esto. El poder concentrarnos para que el aprendizaje suceda en nuestras vidas es posible. La concentración va directamente relacionada con la memoria y el aprendizaje, al no poder lograrla afecta directamente estas instancias de nuestra mente.

Por eso tener en cuenta cuales son nuestros distractores es esencial para poder  enfocarnos. Cuando veamos que nuestra mente no da para más, es bueno tomarse un tiempo o descanso que aunque pensemos que no tenemos tiempo para tomarnos uno siempre va a resultar beneficioso y lo podremos ver en nuestro rendimiento posterior.

Realizar tareas que mejoren nuestra concentración y ejercite nuestra mente es fundamental, estas actividades podrían bien ser juegos, la lectura e incluso la música nos ayuda mucho aunque no lo creamos. Y tener en cuenta la meditación nunca está de más para ayudarnos con nuestra concentración.

MEDITACION EN 6 FASES

MEDITACION COMPLETA DEJA DE SER TU

Duerme bien

Suelta la tensión

Después del trabajo

Dolor físico y emocional

Alivia el dolor

La sexualidad

Agradecido por la vida

respiración

Compasión

Deja un comentario